miércoles, 6 de abril de 2011

Sci-Fi: El Futuro de Fantomas


No. 206 de Fantomas tamaño "Aguila"

Un episodio lleno de acción, robots y fantasía. Un Fantomas del futuro, ni más ni menos que del año 2175!

Un tema recurrente de Gonzalo Martré eran los robots, y en muchos episodios de la historieta aparecían en múltiples facetas: Como pintores automatizados ("Los falsificadores del tiempo), en cuentos de hadas ("La gallina de los huevos de uranio"), como asesinos nazis ("La Corona de Carlomagno"), como novia cibernética ("La juventud del Profesor Semo"), y por supuesto, como ayudantes del Profesor Semo, con un papel preponderante de C-19, quien llegó incluso a tener un hijo y lo mismo era un violinista virtuoso ("C-19, El violinista más famoso del mundo") que una máquina tragamonedas ("El ballet aéreo de Fantomas"). La historia comienza con un duelo de ajedrez entre Fantomas y el robot especializado C-21, mismo al que se hace referencia como "robot analógico", lo cual no puede ser cierto, ya que entonces debería tener bulbos y un tamaño enorme, como lo eran las "mainframes" de IBM. Más bien debería ser "robot digital", como todo lo electrónico de hoy en día. Me causa nostalgia la forma como Fantomas alimentaba sus partidas para que el robot ajedrecista respondiera: con tarjetas perforadas! Me siento un dinosaurio cuando recuerdo lo difícil que era manejar esas tarjetas en mis inicios en la carrera de ingeniería (snif).


En esta historia los robots tienen un papel muy importante, ya que el mundo del futuro es administrado por ellos. Para Fantomas es cada vez más difícil apoderarse de algo, porque el comercio y las posesiones privadas carecen cada vez menos de sentido.














Luego de efectuar un golpe en un mundo remoto, Fantomas se hace ver por la policía robótica en su personalidad de Rufus Laplace, con la finalidad de hacerse perseguir para luego escapar victorioso, pero las cosas no salieron como esperaba y termina siendo atrapado por un robot similar al Inspector Gerard de la policía francesa del siglo XX (un detalle simpático, por cierto). Cuando todo parece perdido, el robots "Argos" de la policía intergaláctica le ofrece un pacto de colaboración a cambio de evitarle una muerte segura o un lavado de cerebro. Aceptaría Fantomas? Todo lo anterior fué una visualización virtual con ayuda de la máquina de tiempo del profesor Semo, la cual se quemó en el momento más crítico! Buena salida para dejarnos con la duda.

Este número nos brinda los elementos básicos de las historias originales de Fantomas: Acción, mujeres hermosas, tecnología, fechorías y audacia. Todo un abanico de entretenimiento setentero, realizado con el excelente trazo del dibujante Víctor Cruz. Notarán algo maltratada la historieta: mil perdones, pero así ha sobrevivido conmigo hasta hoy :)

Que disfruten esta historia!

Créditos del episodio
Título: "El Futuro de Fantomas"
No.: 206
Fecha de publicación: 19 de marzo de 1975
Serie: Aguila
Editorial: Novaro
Argumento: Gonzalo Martré
Dibujo: Víctor Cruz
Páginas: 36, con cubiertas.



4 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por esos 206 y 285 Luis.
Saludos,
Ángel

Luis Arellano dijo...

De nada. Verdad que están buenos?

Saludos!

Luis

Gonxalo Oyanedel dijo...

Todo un agrado ha sido toparme con este rincón dedicado a La Amenaza Elegante, cuya aventura titulada "Una Cena Oriental" fue la primera historieta que tuve de niño.

Gracias por compartir tu colección. Yo sigo conservando los que he reunido con los años (entre ellos, el magnífico número 2 que compré a un vendedor callejero en 1988) y los releo a la espera de hallar algún otro. Espero volver asiduamente por acá y robar alguna historia, a la manera del gran F.

Saludos desde Chile.

Luis Arellano dijo...

Gonxalo,

Gracias por el favor de tu visita. Puedes visitar la base de datos de historietas que mantengo y también el grupo de Facebook donde nos reunimos virtualmente varios amigos que compartimos la nostalgia por este personaje (ver vínculos de barra de la derecha).
Por mi parte, yo continúo escaneando mi colección, porque me falta bastante.

Hasta luego y saludos desde México!