viernes, 8 de junio de 2012

La Matanza de los Halcones


Se cumplen 41 años de la masacre del Jueves de Corpus en la Ciudad de México. El 10 de junio de 1971 una marcha estudiantil en apoyo a los estudiantes de Monterrey fué reprimida violentamente por un grupo paramilitar al servicio del gobierno mexicano conocido como Los Halcones, en la que hubo más de 100 muertos. El presidente en turno, Luis Echeverría Alvarez, del hegemónico Partido Revolucionario Institucional (PRI) se deslindó de los hechos y nunca se dió explicación oficial ni se castigó a los culpables. Recientes investigaciones demostraron que el citado grupo paramilitar de hecho inició el tiroteo en la tristemente célebre Matanza de Tlatelolco, en 1968.

La represión y ocultamiento de información era un hecho cotidiano en México, por eso no había manera de informarse ni de denunciar los atropellos del gobierno. Ante este panorama, sólo cabía el recurso de mostrar veladamente el tema en algunos medios, como en la historieta.

La trama de esta entrada aparentemente no tiene relación con los hechos mencionados y podría compartir únicamente el título, pero su autor ha reconocido en algún foro de internet que de hecho tenía una lectura oculta y que "...Era posible interpretar la matanza del 10 de junio, leyendo entre líneas" (cfr. El cómic que el gobierno no dejó existir).

Para eliminar a los halcones asesinos que asolan a las aves pequeñas del
mundo, Fantomas recluta en México un ejército de águilas aztecas con
ayuda del profesor Semo, a fin de combatir "fuego con fuego"
Pues helo aquí, para fortuna de nosotros. Este ejemplar tiene relación con otro episodio de 1984 llamado "El vuelo de Icaro", con un trasfondo bastante más truculento. Me llama la atención el final de esta historia, en la que Fantomas se compromete a investigar y descubrir al culpable de la matanza de pájaros por medio de halcones con implantes electrónicos, y termina por reconocerse derrotado al no poder descubrir al cerebro maligno autor de los ataques. El último cuadro dice: "Fantomas confiaba en vencer al final pero, ¿ustedes creen que algún día descubra al jefe de los halcones? Las investigaciones prosiguieron..." Era evidente que el autor dejaba la puerta abierta a que algún día se descubrieran los culpables del "halconazo" de 1971.

Que ustedes lo disfruten!

-Luis Van

No.: 76
Fecha de publicación: 28 de diciembre de 1971
Serie: Avestruz
Editorial: Novaro

Dibujo: Víctor Cruz y Luis Carlos Hernández
Argumento: Gonzalo Martré (a partir de una idea de Alfredo Cardona Peña)
Portada: Demetrio Llordén
Páginas: 30 (se omitieron las páginas de comerciales)





7 comentarios:

Abogard dijo...

Amigo, como estás?. Excelente el trabajo que haces con el blog, te iba a enviar un correo pero no veo tu dirección por ningún lado, te iba a proponer algo, yo tengo bastantes números de Fantomas escaneados de mi autoría, si quieres los puedes publicar aquí en tu blog aquellos que no hayas escaneado o publicado ya.

Revista DCO dijo...

¡ESPLÉNDIDO, GRACIAS!

Luis Van dijo...

De nada, Revista DCO: Saludos!

Luis Van dijo...

Muchas gracias, Abogard. Claro que acepto tu propuesta! Cómo le podemos hacer? Deja ver... Te puedo mandar la lista de los ejemplares que ya tengo escaneados para que veas cuáles tengo, y si tú tienes algunos que me falten pues me los mandas, cómo ves? La otra es que tú me envíes tu lista y yo te pido los que necesite; como tú quieras.

Ahora bien, para el envío del material puedo compartirte una carpeta en dropbox.com, la cual tiene más de 3GB de espacio y así no usar correo electrónico, porque el eMail siempre tiene problemas con adjuntos muy grandes.
A ver qué te parece.

Ahora bien, en qué dirección de correo puedo contactarte? La mía es: luisvan21@hotmail.com.

Muchos saludos, y gracias mil por tu interés.

Luis Van

Abogard dijo...

Luis, chequea tu correo, ya te mandé algo por ahí a ver qué te parece. Saludos

Steph dijo...

Ciertamente una de mis historias preferidas de Fantomas, en aquellas que leí hasta ahora. La metáfora de los halcones es muy sutil y el final también. Adoro cuando la historieta utiliza así de medios desviados para hablar de la realidad social. En cambio, cuanto lo hace de manera frontal, como Art Spiegelman con «Maus», esto me rompe los pies. Encuentro esto demasiado presuntuoso. ¡ La historieta se queda la historieta y es muy bien así, no es necesidad de ir a buscar mediodía a catorce horas, como se dice aquí !
A propósito de la Matanza de Tlatelolco, el año pasado en Lausana en Suiza, hubo una retrospectiva dedicada al cineasta Richard Dindo y pude ver la película «Ni Olvido, Ni Perdon» que había realizado en 2003 en México. Este documental es verdaderamente emocionante y el sentimiento de injusticia que suscita es reforzado por lo que pasa desde hace algunos meses en el estado de Guerrero. ¿ A cuándo el fin de la impunidad para los criminales gubernamentales?
Gracias por este pedazo de historia y por el blog en general.
Afortunadamente que todos no aceptan resignarse.
¡ Saludos !

Luis Van dijo...

Hola, Steph
Comprendo lo de "Maus": No es suficiente representar los personajes con gatos y ratones, cuando la historia es demasiado realista. Estoy de acuerdo en que una historieta debería conservarse como tal.
No recuerdo haber visto "Ni olvido ni perdón". Bastante material de todo tipo se tienen disponible por acá sobre ese tema.
Veo muy difícil que termine la impunidad en un sistema corrupto desde su raíz, lo cual es muy triste.
Gracias por tu visita!
-Luis Van